Por las Sendas de La Yedra y Guazalamanco: al Tejo de la Hoya del Bailaor.

Hace unas semanas estuvimos viendo “Un Monstruo viene a verme”, película que, como spoiler de sí misma, tuvo el mérito de aburrir hasta a a la chacha Gelu. En general, los monstruos son mucho más interesantes cuando hay que salir a buscarlos. Pero si además el monstruo es un tejo, lo de que venga a vernos es harto difícil. Los tejos son unos monstruos venerables, sí, pero tienen una cierta tendencia a quedarse donde están y dejar el mundo correr. Los que yo conozco – que son unos pocos – se agarran con sus poderosas garras a rincones idílicos y remotos en los que se camuflan tratando de pasar desapercibidos durante miles de años.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-1
Macrolepiotas en La Yedra

Uno de los más venerables que he conocido es el Tejo de la Cañada de las Varas. Este monstruoso anciano habita un rincón del que hasta hace relativamente poco tiempo  habríamos dicho que era difícil de encontrar. En la era de wikiloc no tiene mucho sentido intentar preservar ciertos enclaves, delatados hasta la saciedad, así que tras unos 10 años subiré la ruta sin mutilar, y con la esperanza de que, al menos, la Junta de Andalucía resista el impulso de poner uno de sus odiosos paneles “informativos” con un texto sacado de un libro de Conocimiento del Medio en el que expliquen que esto es un tejo y que un tejo es un árbol.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-3
Los árces, protegiendo al monstruo de miradas indiscretas

Podría pensarse que para visitar un monstruo como este tejo, Laura y yo tuvimos que adentrarnos por caminos tenebrosos y desconocidos. Para nada: los caminos que nos llevaron a la Cañada de las Varas son una vuelta a los orígenes. Algo así como The Essentials, el entramado de sendas que recorre los valles de Guazalamanco y la Yedra es el patio de nuestro colegio montañero. Del Molinillo a la Yedra fuimos por la senda que sobrevuela la Cerrada de la Herradura, la que viene a caer al Castaño. La otra senda que parte del Molinillo y acaba en la Yedra, la que viene a caer a la antigua Casa Forestal, la descartamos porque – ilusos- esperábamos dedicar un rato a coger níscalos.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-5
El Tejo

La lluvia ha llegado muy tarde al valle de la Yedra los níscalos ni los olimos. Encontramos algunas lepiotas que sirvieron para encuadrar unas fotos y dejamos donde y como estaban cuando iniciamos la subida al Collado de los Arredraderos. Noviembre es muy generoso en estas sierras – invito a conocerlas al creativo que dice que lo mejor del otoño es que vuelve Ferrero Rocher – y a falta de setas aún esperábamos disfrutar del espectáculo de los áceres de la Hoya del Bailaor.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-10

Pero antes había que visitar al monstruo en su guarida. Seguramente si el monstruo de la película hubiera tenido una guarida como ésta tampoco le habría dado por ir a ver a nadie. Tanto si venimos de Puerto Pinillo como si subimos desde el Collado de las Huesas, lo normal sería pasar de largo el desvío que cruza el Arroyo de la Yedra. Nosotros subimos por la senda que se separa desde el Collado de las Huesas, bordeando por el norte el Caballo de la Cañada de las Varas antes de bajar hacia una vaguada en la cabecera del arroyo. Si aún así algún caminante coge el desvío adecuado, los árces jalonan el camino, captando toda la atención con sus exuberantes colores. Solo si elevamos la mirada por encima veremos que, entre un recién nacido arroyo y la fuente que mana de una grieta en la pared, hay un descomunal tejo anclado a la roca.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-13
Aceral de la Hoya del Bailaor

Comimos bajo los más de mil años de serenidad del árbol antes de seguir nuestro camino. El siguiente tramo nos llevaría hasta la Cañada de las Varas por uno de los acerales más recónditos de la sierra. Recorrer la Hoya del Bailaor en una tarde de noviembre es como adentrarse en una pintura de Durand.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-15
Cascada en Guazalamanco

Desde la Cañada de las Varas teníamos la opción de bajar por el camino, pero puestos a completar el recopilatorio de Essentials, decidimos bajar por la senda – por lo poco que queda de ella – de Guazalamanco. El primer tramo, que desciende hasta el arroyo para alcanzarlo poco después de su nacimiento, se encuentra casi desaparecido. El segundo tramo, que llega a la Casa Forestal de Prado Arredondo – a lo poco que queda de ella -, acabará por cortarse en pocos años, pues en la parte más aérea la senda prácticamente ha desaparecido. El tercer tramo, que originariamente no formaba parte de esta senda, es curiosamente el más fácil de seguir debido a su cercanía al área recreativa. Lo que nos recuerda que estamos llegando al final del camino.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-17
Las Higueras de Guazalamanco

El tercer tramo de la senda que recorre Guazalamanco de arriba a abajo termina en la cascada del dique, donde encontramos ya un numeroso grupo de familias fotografiándose junto al salto. Para volver al coche aún teníamos que seguir junto al arroyo, disfrutando de lo que el otoño ha hecho con los árces y las higueras. Contra todo pronóstico habíamos acabado la ruta sin necesidad de encender los frontales.

la-yedra-canada-de-las-varas-guazalamanco-18
Arroyo de Guazalamanco

Powered by Wikiloc
You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario