Por las Sendas de la Sierra del Pozo.

Ahora que tengo tiempo, he podido dedicar alguno a organizar material recogido en mil y una salidas al monte. Actividades que quedaron en la recámara precisamente por la falta de tiempo pero que en nada desmerecieron frente a las que han ido apareciendo por aquí.  Y buceando entre las de 2010 me he encontrado con esta ruta por las sendas de la vertiente sur de la Sierra del Pozo. En fin, otra de las ventajas de recuperarse de un accidente es la posibilidad de tener – y desarrollar – ideas inútiles. Ejemplo: la siguiente ruta, como todo en la vida, se explica por la física cuántica.

Sendas de Mackay

El caso es que Feynman desarrolló la  teoría de la suma de caminos para explicar el Universo. Julio y yo ideamos una suma de caminos para explicar la vertiente sur de la Sierra del Pozo. Cada cual en su escala, oiga. Veréis. Feynman – cuya escala era universal, como digo –  predijo que si una partícula va desde un punto “A” hasta un punto “B”, seguirá todos los caminos posibles, por lo que el “camino real” entre A y B se obtendrá sumando todos esos posibles caminos. De esta manera, la historia del Universo es la suma de todas las posibles historias del Universo. Bonito, ¿eh?

Prados de Cuenca

Pues pasemos a la escala de andar por casa. Ahora consideremos un punto “A”: la Casa Forestal de Majada Honda.  Una serie de partículas: Julio y las dos Cármenes, Torres, Juan Diego, Laura, Mariajo y su hermana. Y finalmente un punto “B”, la Casa Forestal del Molinillo. Ciertamente entre el punto A y el B los caminos posibles son muchos, puesto que entre ambas casas forestales discurren algunas de las sendas de herradura más bonitas de la Sierra: la que sube de Majada Honda a los Prados de Cuenca, la que desde allí baja hasta los Prados de Arredondo por la cabecera del Arroyo de la Venta, la que nos lleva a la Yedra… Julio y Feynman llegaron a la misma solución: sumar caminos. Pues nos quedó tanto o más bonito que a Feiynman.

C.F. Prado Arredondo

Y es que puede ser éste el mejor marco para entender las teorías de Feynman: la historia de la Sierra del Pozo es esencialmente la suma de las historias de sus caminos, recorridos por pastores, ajorradores, hacheros, peluseros, pescadores, o por aquellos furtivos monteseros que acabaron recorriendo sendas como guardas del recién creado Coto Nacional. Por más que la administración se empeñe en prescindir de la presencia humana, dinamitando casas forestales y dejando que se borre el trazado de las sendas de herradura, la Sierra del Pozo, como el Universo, no puede entenderse ni podría describirse prescindiendo de sus caminos.

Fuente del Artesón

Así pues, volvamos al camino. Como el día amenazaba lluvia habíamos previsto una escapatoria por la Fuente del Artesón, hacia el Hornico. El otro coche estaba en el Molinillo, donde tenía que terminar la ruta si todo iba bien. Si quisiéramos explicar esto desde una perspectiva física diríamos que, si llovía, teníamos la intención de plegar el espacio y trazar un agujero de gusano por la senda del Collado del Aire hasta el Hornico. Pero lo que pretendo explicar es mucho más mundano que eso.

Cascada en Guazalamanco

El caso es que no llovió, por lo que al final de la tarde entrábamos en el espectacular valle de La Yedra. Sumaríamos una última senda, la que baja hasta el Molinillo, y terminaríamos la ruta con una buena descripción de la Sierra del Pozo. Y fue entonces cuando apareció en escena el principio antrópico. En cosmología, el principio antrópico exige que cualquier descripción del Universo sea congruente con la existencia del ser humano. En nuestra ruta, la suma de caminos había de ser consistente con la existencia de un concreto ser humano, el que os escribe. Y este ser humano había olvidado las llaves del coche que estaba en el Molinillo en la guantera del coche que estaba en el Hornico, de tal manera que nuestro grupo de partículas tuvo que seguir sumando caminos incluso después de haber llegado al punto B. Imaginad la cara que habría puesto Feynman si hubiera sabido del comportamiento de un grupo de partículas que, yendo desde A a B, continúa su camino después de llegar a B, llega hasta la salida del agujero de gusano y vuelve después hacia atrás para recoger el coche que había quedado en B. Eso, amigos míos, forma parte de los misterios del Universo que nos rodea.

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario