Últimas luces en las Banderillas. (Raúl Díaz)

Últimas Luces en el Banderilals.

Por primera vez desde que empecé con el blog, hace ya unos cuatro años, cedo el testigo a un invitado para que cuente una historia. Pero la ocasión, ahora lo veréis, lo merece. Raúl Díaz es uno de los mejores contadores de historias que he conocido, y tiene la habilidad de contarlas sin emplear palabras. Sus fotografías hablan por él. Pero hace unos días, mientras compartíamos camino por la Cerrada del Pintor, me contó la historia de una de sus fotografías. Y vale la pena que le dediquéis un rato.

Podéis deberíais disfrutar de las fotografías de Raúl Díaz en su Blog.

La idea de esta fotografía surgió una tarde de mayo mientras recorría, en compañía de mi mujer, el río Aguamulas. Me encontraba buscando nuevas composiciones en este maravilloso rincón de la Sierra de Segura mientras ella leía un libro junto a la orilla cuando, de pronto, reparé en un brillo anaranjado que se filtraba entre las hojas de los árboles: eran las imponentes paredes del Banderillas iluminadas por las últimas luces del día. Cogí el equipo todo lo rápido que pude y corrí hacia una parte alta en la que tuviera una visión limpia del espectáculo, mientras mi mujer preguntaba que si ocurría algo y yo respondía con un vago “luego te cuento…”. Una vez llegué a un lugar adecuado y me dispuse a colocar los ‘artilugios’, vi con desilusión como ese fulgor naranja se había convertido en un rosa apagado para acabar poco después en un gris plomizo; el sol se había ocultado y yo había perdido la foto… al menos de momento.

A la semana siguiente, encontré un día en el que según el parte meteorológico se podían repetir las mismas condiciones de nubes, sol y lluvia intermitente de mi última visita, así que decidí probar suerte. Nada mas bajar del coche, comenzó una fina lluvia que me acompañó durante una hora para luego irse alternando con nubes y claros durante toda la jornada. Una hora antes de la puesta de sol, me coloqué en el punto elegido y planté el trípode, ajusté la focal para encuadrar el valle en sombra, la montaña iluminada y una buena porción de nubes, añadí dos filtros degradados para compensar la exposición y conecté el cable disparador; solo faltaba algo de suerte. No exagero si digo que en el transcurso de esa hora apenas asomó el sol unos minutos, así que mi ánimo se enfriaba conforme pasaba el tiempo. Cuando estaba a punto de recoger los bártulos y marcharme (el GPS marcaba que el sol se escondería en esa posición en siete minutos), una suave luz anaranjada comenzó a iluminar la base de la montaña, ascendiendo lentamente cada vez con mas intensidad hasta alcanzar la parte alta, mientras yo no paraba de pulsar el disparador durante toda la secuencia y reprimía las ganas de gritar de alegría para no romper la magia del momento. Había conseguido lo que había ido a buscar y me pareció que la Naturaleza me hacía un guiño cómplice. Foto y texto: Raúl Díaz.

Últimas Luces en las Banderillas
“Últimas Luces en las Banderillas”. Raúl Díaz

 

 

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario