Mi puerta es una bifurcación de caminos: La Fachada de Comares.

Os dije que os iba a contar Granada y que, por deformación profesional, empezaría por las fuentes: la de las Lágrimas. Pero a partir de aquí iré siguiendo el orden que me dé la real gana. Y como estamos en un blog principalmente montañero me ha parecido adecuado traer aquí un tema que siempre interesa a los caminantes: el de las bifurcaciones. Así que saltándonos varios siglos, hoy vamos a situarnos ante un dilema con dos soluciones: la fachada de Comares.

20140628-002216-1336258.jpg

 

Por fortuna, el acerijo viene con manual de instrucciones. Si salimos del Cuarto Dorado, tendremos ante nosotros dos caminos: izquierda y derecha. Arriba, en el alero (tardaremos un rato en alcanzarlo con la vista porque hay que sobreponerse a un proporcionado caos geométrico de motivos vegetales, geométricos y epigráficos), un poema nos explica: Mi posición es la de una corona y mi puerta una bifurcación de caminos: el Occidente cree que en mí está el Oriente.

Así que… ¿Oriente, u Occidente? ¿Qué camino es el correcto?

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario