La Fuente de las Lágrimas

ayn ad-damaʿa
Fuente Grande, Alfacar

Abro nueva sección en el blog: os voy a contar Granada. Y como toda historia, para que se entienda, Granada tiene que empezar a contarse por el principio. El principio de Granada, o de la Granada que hoy conocemos, es una fuente: la de las Lágrimas.

En el año 1013 los Ziríes deciden trasladar Medinat Elvira a la colina del Albayzín, donde ya existía la Garnata al-Yahud. Los historiadores nos dicen que para defenderla mejor. Da igual, de eso ya hablaremos. En lo que aquí nos interesa, una ciudad necesita agua para vivir, y en el Albayzín no había, o no la había en cantidad suficiente. Hubo que salir a buscarla, y la trajeron de la cercana Sierra de la Alfaguara.

ayn ad-damaʿa

El agua llegó, y Granada vivió. Pero si el nacimiento determina la personalidad para los seres humanos, algo no muy distinto debe ocurrir con las ciudades. Del fondo de aquél manantial brotaban – y aún hoy lo hacen – burbujas, que lentamente afloran hasta la superficie. Así que la llamaron ayn ad-damaʿa, el Ojo de las Lágrimas, y detallistas como eran, la canalizaron dando forma de lágrima a la alberca. Y bueno… ya os iré contando el resto.

 

Aynadamar
Imagen de Fuente Grande en 1904

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario