la Hoya del Bailaor

Uno de los mayores espectáculos otoñales se encuentra en los acerales. Estos bosquetes de caducifolios tiñen las laderas de nuestras montañas, destacando entre los pinares de laricio a cierta altitud. Y allí donde el barranco ofrece protección del frío y la sequedad, áceres, mostajos y majuelos forman masas más o menos densas haciéndose con el protagonismo del paisaje. Es el caso del Aceral de la Hoya del Bailaor, en la Sierra del Pozo. Recorrer este bosquete puede ser un trámite en la ascensión a Cabañas, al Puntal del Buitre, al Calar de Juana… pero en otoño vale la pena hacer del aceral el plato principal de una jornada  durante el breve espacio de tiempo en que  los tonos dorados, ocres y rojizos dan color a la Sierra.

 

Hoya del Bailaor.jpg

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario