Berrea en los Calares de la Sierra de Baza

Con las primeras lluvias otoñales arranca uno de los mayores espectáculos de la naturaleza ibérica. Los venados, que han pasado el verano escondidos mientras su aspecto recobra el vigor perdido con el desmogue, van perdiendo su timidez y acercándose a los claros del monte a medida que el calor estival va cediendo terreno a las frescas noches de septiembre.

sierra de baza

Entonces,  tras una tormenta o un pequeño chaparrón, un gran macho lanza al viento su grito de amor. Y tras este otro, y otro… los valles se llenan con los bramidos y, a medida que las hembras se van agrupando en torno a los grandes machos, aparecen también los chasquidos que anuncian los enfrentamientos entre estos.

venado en berrea

Este guión se repite en cada serranía donde el ciervo esté presente. Acostumbrado a disfrutarlo en los valles cazorleños o segureños, en 2009 fue la Sierra de Baza –  más cercana a Granada –  la que nos permitió seguir de cerca la brama.

santa barbara - baza

Torres y yo habíamos quedado bastante antes del amanecer junto al Cortijo Narváez, donde ya a esa hora se escuchaban algunos bramidos en la lejanía. El plan del día era desplazarnos hasta los Prados del Rey para ascender a primera hora al Calar de Santa Bárbara (2271m), visitar después el Pinar de la Fonfría y acabar la jornada  disfrutando de las tonalidades del Calar de San Sebastián (2164m).

Santa Bárbara - hdr

La ascensión al Santa Bárbara desde los Prados del Rey es breve y sencilla. El día no bien había despuntado y mientras ganábamos altura nos acompañaban aún los bramidos de los venados cercanos. Se trataba, como pudimos comprobar, de ejemplares jóvenes que, privados aún de la posibilidad de acercarse a las hembras, se mantienen alejados de los valles donde los grandes machos señorean con sus harenes.

Prados del Rey - baza

Tras disfrutar de una privilegiada visión del Altiplano Granadino, con la Sierra del Pozo como horizonte, descendimos para iniciar un breve recorrido del Pinar de la Fonfría, que alberga el bosque relicto de pino silvestre más meridional de Europa. El paseo es en todo asimilable a un recorrido por el pinar de Puerto Llano, salvo por el característico y llamativo color anaranjado de las escamas en las ramas de estos vetustos ejemplares. Aprovechamos para visitar el Pozo de la Nieve, vestigio de un modesto mercado de la nieve local y que aparece citado ya en el Catastro del Marqués de la Ensenada, en 1753. Nos sorprende gratamente encontrarlo perfectamente restaurado y dispuesto para aguantar en pie varios siglos más.

el Pozo de la Nieve

Finalmente dirigimos nuestros pasos hacia el Calar de San Sebastián. Una  vez más se trata de una ascensión breve desde el Collado de la Casa Heredia. Sin embargo, la ladera por la que ganamos altura carece de senda y progresamos a duras penas por un empinado cascajar. El motivo por el que elegimos esta agreste ladera no es otro que disfrutar del bosque que la ocupa: un tapiz en el que se alternan los pinos, sabinas rastreras, tejos y otras coníferas con caducifolios como los arces, mostajos, escaramujos o majoletos. Huelga describir el aspecto otoñal de la ladera por la que ganamos la cima del Calar.

otoño en la sierra de baza

Una jornada bien aprovechada, recorriendo algunos de los parajes más señalados de la sierra bastetana, con el encanto añadido de la brama del ciervo como banda sonora. En definitiva, un plan muy recomendable.

a1.jpgc7.jpgd1.jpgd4.jpgd3.jpga4b.jpgb5.jpgc6.jpgc8.jpgc4.jpgb3.jpgc5.jpg

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario