Primavera en la Cabrilla

Siguiendo en mi línea, en cumplimiento del  compromiso de Metioenverea.es de presentar siempre rutas de rabiosa actualidad, os presento otra ruta del año pasado: un pateo del 1 de Mayo de 2010 por la Sierra de la Cabrilla. Un palizón en toda regla, porque saliendo bien temprano desde Granada, se trata de abrir boca con casi tres horas de coche hasta la Cañada Pajarera para ascender tres de los dosmiles cabrilleros: el Pico de las Covachas (2029m), el Cerro de los Tornajos (2038m) y el Alto de la Cabrilla (2078m).

 09 - nuevos serranos.jpg

Como las laderas en este sector de la Sierra son suaves, de poca pendiente, y muy estables, prácticamente careció de importancia el hecho de que olvidara las botas en el pueblo y tuviera que pasar el día con las más grandes de Laura,  que ni de lejos  eran tan grandes como mi pie. El resultado, obvio: antes de empezar a caminar ya me dolía el pie.

 11 - las covachas y los tornajos.jpg

Y con estos antecedentes  empecé a remontar las primeras rampas que se interponían entre la Hoya de las Parideras y yo. Tuve la suerte de levantar a mi paso un par de ciervos, varios muflones y hasta un jabalí en este primer tramo, pero solo los muflones se prestaron a salir en la foto.

 14 - mestizaje.jpg

Ya en la Hoya de las Parideras pude comprobar lo acertado del topónimo: los recentales perseguían a las muflonas sobre un tapiz rojizo cubierto unas semanas atrás por la nieve. La primavera se abría paso para la flora y para la fauna en estas tierras de largas y duras invernadas.

 19 - pico de las covachas.jpg

Tras recorrer Navalasno abriéndome paso entre los piornos que continuamente amenazaban con hacerme mudar la piel, encaré la subida al Pico de las Covachas, que resultó ser la más dura. La cima solo es accesible desde la vertiente que se sitúa más o menos al Norte. Pero eso lo descubrí después de intentarlo por el Este y parar en seco bajo uno de los paredones que sostienen la cumbre. Tocaba atravesar el inestable cascajar que había intentado evitar. A cambio de un terreno incompatible con unas botas pequeñas, las vistas a Navalasno y el Barranco de los Chorreaderos eran inmejorables.

 21 - impresionante canchal de las covachas.jpg

La segunda cima fue el Cerro de los Tornajos, del que solo me separaba un pequeño collado. Y desde arriba la inmensidad de la Cabrilla continuaba hacia el Buitre y hacia el Alto de la Cabrilla II. Mucha sierra y poco tiempo…

 24 - el K2 serrano - cabrilla II.jpg

El último dosmil de la jornada fue el Alto de la Cabrilla. 2078 metros de montaña presidiendo la altiplanicie de Navalasno a un lado y las profundidades del Barranco de la Malena, al otro.  Y Empanadas que se insinuaba a una distancia muy tentadora. En menos de una hora podía estar almorzando asomado al Barranco de Túnez.

 26 - la cabrilla II.jpg

Pero los pies estaban ya para pocas alegrías. Unos 15 minutos después de resistir la tentación de Empanadas estaba almorzando en Navalasno, y un rato después me habríais encontrado sesteando cerca del coche, si hubierais pasado por allí.

30 - salta!.jpg

You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

6 Comments

  1. Jejeje…. madre mía Andrés qué cabeza tienes… igualica que la mía 😀 Yo, en idéntica situación a la tuya, paré en una tienda que hay en Fátima y me compré unas deportivas para salir del trance.

    La Cabrilla es lo que tiene: dura de andar pero siempre te compensa.

    Una última cosa: ¿pasas miedo por el tema de las víboras con Phoebe?

  2. Si, mala cabeza si gasto XDDD pero bueno, luego viendo las fotos, el dolor de pies no sale, así que bien jajaja.

    En cuanto a lo de las víboras, la verdad es que no lo he pensado mucho… es una posibilidad que está ahí pero en un día así dejarlos en casa por si acaso tampoco me convence mucho 😕

  3. Veo que lo tuyo es olvidarte las botas, ya sea la del vino o las de los pies. Por cierto, que hace algún tiempo que le he perdido la pista a tu bota de vino. No se te oye hablar de ella.

    Una ruta preciosa por un mundo -La Cabrilla- para mí aún desconocida por lo alto. No quiero imaginar lo que debió ser andar por esos terrenos con unas botas que no sean de tu número.

    Yo no sé si Moss o Phoebe -o sus dueños- tendrán miedo a las víboras. Lo que sí sé es que un servidor circula dando botes por según que rastrojales donde no se ve donde pones los pies.

    • Vaya Antonio, veo que no te enteraste. Lamentablemente la bota ya no está entre nosotros. Murió entre la Cariguela y el Paso de los Machos, el pasado Agosto. El ansia por echar “una gotica más” me hizo desdeñar los efectos del cambio de presión por la altura y…

  4. Me parece bien Manuel, si quieres mándame un correo o un privado por facebook y me concretas un poco cual es tu idea o qué rutas te gustaría incluir.

    Un saludo y gracias 😉

Deja un comentario