Ascensión a la Laguna de Sierra Seca (y Cerro de la Laguna, 2009m).

Lo normal sería que se lo temiera. Que Laura siga fiándose de mi cuando le digo unos días antes de la ruta “tranquila, hay un tramo duro, pero has estado en peores sitios” está a medio camino entre la ingenuidad y la osadía, porque luego, cuando el mundo se hace vertical, siempre acaba diciéndome “si haces un video le pondrás el “Die, die my Darling” de banda sonora, no?”

01.jpg

En este caso reconozco que calibré mal, porque la ascensión al Cerro de la Laguna desde San Clemente resultó ser bastante más dura de lo esperado, y es que en los mapas aparecen las curvas de nivel, pero no los romeros, zarzales y demás malezas que pueden hacer que 500 metros de barranco se hagan interminables.

02.jpg
Afortunadamente el paisaje fue mejorando a medida que ascendíamos, y lógicamente, a 1800 metros no encontramos ya zarzas que se agarren a nuestros pantalones, desapareciendo con ellas las blasfemias y otros gravísimos ataques verbales contra mi persona .
02b.jpg
Pero esta es una ascensión con truco, porque el paisaje que nos espera en la cima – en este caso unos metros bajo la misma – recompensa con creces el esfuerzo invertido. El inesperado mundo acuático que representa la Laguna rodeado de un universo calcáreo sorprende y reconforta tras una durísima ascensión que, para colmo, no termina en una escarpada cima, sino en una desesperante meseta en la que resulta difícil ubicar los 2009m del punto de máxima elevación.
03.jpg
En el lado opuesto el paisaje es más montano: los tajos de Poyo Cortao y la Cueva de Tocino presentan un perfil mucho más escarpado que tiene su máxima expresión en el Morro de la Laguna, con 2065m de elevación, siendo el punto de fuga de la alineación las cimas – casi gemelas – de las Horquillas.
04.jpg
Y si a los componentes humanos de la expedición nos entusiasmó el paisaje que encontramos al asomarnos tras en cerro y ver una laguna asentada sobre una turbera que recubre como una alfombra verde la hoya, no digamos al componente perruno, que en absoluto esperaba encontrar la piscina al final de la cuesta. Phoebe se habría llevado la laguna a casa, de haber estado en su mano.
05.jpg
Nosotros, conscientes de la imposibilidad de cargar con el paraje, nos habríamos quedado aún un buen rato, pero las tardes de abril no son aún todo lo largas que nos gustaría y aún quedaba un largo recorrido por las alturas de la Sierra Seca antes de dejarnos caer de nuevo hacia el coche.
06.jpg
Pero caminar sobre esta apartada cordillera es caminar bajo un cielo que ha sido declarado el más limpio de Europa, aunque para disfrutar de este atractivo sería necesario pasar una noche entre el cielo y la sierra. Esta es la idea que, ya con los últimos rayos de sol incidiendo sobre la Sagra, nos lleva a planear próximas visitas aun antes de haber acabado ésta.
07.jpg
GALERÍA:
You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

Be the first to comment

Deja un comentario