Árboles y Arboledas (I), Encina Gorda del Cañuelo, Pino del Abuelo…

Con esta entrada abro una serie con la que conoceremos algunos de los más insignes habitantes de nuestras montañas. Se trata de aquellos árboles y arboledas singulares – con independencia de si están o no incluidos en la lista oficial de la Junta de Andalucía – que pueblan las laderas, valles y cimas de las montañas andaluzas. El criterio que voy a seguir para incluir aquí un árbol o arboleda es sencillo. Más allá de la edad, historia o tamaño, aquí estarán aquellos árboles que, cuando pasamos junto a ellos, nos obligan a hacer un alto en nuestro camino, por el motivo que sea. Tampoco voy a dar excesivos detalles sobre las localizaciones – aunque la mayoría de ellos llevan asociado un topónimo en el nombre -, por dos motivos: en primer lugar la adecuada conservación de estos monumentos naturales aconseja no entrar en detalles, y en segundo lugar, así no privo a nadie de la satisfacción de encontrarlos casi por sorpresa.
Vamos con los seis primeros:
La Encina Gorda del Cañuelo: Se trata de una vieja encina situada en el valle que separa las sierras del Pozo (P.N. Cazorla, Segura y las Villas) y Castril. Su tronco supera los 7 metros de diámetro en la base, y los 5 metros a una altura de 1,30, destacando entre las demás encinas, también de gran tamaño, que la rodean.
encina gorda.jpg
Pino del Abuelo: No muy lejos de la encina Gorda se yergue este gigante de 38 metros de altura. Se trata de un pino salgareño que ha alcanzado un perfecto desarrollo vertical al crecer al amparo del Barranco del Gallinero.
PB143072.JPG
Aceral del Barranco Valentín: Los acerales de la Sierra del Pozo sorprenden siempre al montañero por el contraste que suponen en un paisaje dominado por los pinos salgareños. En este caso el aceral se extiende a lo largo de varios kilómetros, siguiendo el curso del Barranco Valentín, que aguas abajo recibe ya el nombre de río Guadalentín. La conjunción de arces, quejigos, majuelos y helechos da lugar a un paisaje sobrecogedor cuando, ya avanzado el otoño, pierden por primera vez el intenso color verde para teñir de ocres el barranco.
aceral 2.jpg
Castaño de la Yedra: Este ejemplar no destaca por su edad, ni mucho menos por su tamaño. Destaca por estar desubicado, perdido. Encontrar un castaño en una sierra caliza como la del Pozo es tan habitual como encontrar un gato nadando.
PA291330.JPG
Ladera del calar de San Sebastián (Sierra de Baza): Otra arboleda a visitar en otoño. Se trata de una curiosa comunidad inclinada a la policromía otoñal: sobre una ladera de endiablada pendiente se dan cita arces, majuelos, mostajos, tejos, pinos y sabinas rastreras.
P9260229.jpg
Castaño “el Abuelo”: Este ejemplar no necesita presentación, situado a un lado de la Vereda de la Estrella (Sierra Nevada) , casi ocupando el camino, es con seguridad el árbol andaluz más fotografiado.
PB283434.JPG
You are not authorized to see this part
Please, insert a valid App IDotherwise your plugin won't work.

2 Comments

Deja un comentario